La luna

La luna portadaCuando Maruxa ya era María y vivía en la ciudad, supo que existían unas cosas llamadas horóscopos.Ella sabía que había luna, estrellas, planetas, satélites y todo eso, pero… ¿horóscopos? ¿Qué la luna influía en el carácter de una persona? ¿Qué los planetas podían determinar que te tocase la lotería o que encontrases el amor de tu vida? A ella alguna que otra persona le había dicho que era una “lunática”, pero siempre pensó que eran cosas que se decían.

Maruxa era Cáncer. Nació un domingo de julio, mientras las campanas de la iglesia tocaban a misa de doce.

Cuando Maruxa decidió que quería nacer, su madre estaba “apañando” patatas. Con su habitual fuerza y decisión, y pensando que ya era el sexto hijo que iba a traer a este mundo, creyó que lo mejor era seguir con las patatas no fuera a ser que se quedaran sin sacar, al fin y al cabo después de cinco hijos anteriores, pensó ella, no será para tanto… (Genoveva era una mujer acostumbrada a trabajar duro, a saltar de peña en peña con cestas llenas de ouca para abonar la tierra, a caminar kilómetros en busca de carretillas llenas de leña que le regalaban, a levantarse de madrugada acudiendo a la llamada de la fábrica de pescado, cuando entraban barcos en el puerto, aunque después tuviese que volver a casa, a encender la “lareira” para dar el desayuno y mandar a la escuela a sus hijos). Cuando acabó, subió a la habitación y se dijo: esta habitación no está para que venga nadie, así que ni corta ni perezosa, se puso a fregarla con un cubo de agua y un cepillo de raíz; cuando terminó, avisó a su marido: Prudencio, llama a la comadrona, que parece que esto viene.

Cuando llegó Dolores (la comadrona), le dijo: mira, no estás para parir, así que me voy a misa y vuelvo. Pasaron unos minutos y Genoveva  supo, no en vano la avalaba la experiencia, que el niño estaba llegando, su marido nervioso, vio asomar la cabecita de Maruxa y (él siempre le contaba: sé que no me veías, pero me seguías con la mirada), salió a buscar a la vecina que estaba de mano para estos casos y cuando volvió… Maruxa estaba en brazos de su madre con el cordón cortado y anudado… qué mujer tan extraordinaria!!!

La luna foto:textoCuando María se enteró de la existencia de los horóscopos, supo que los Cáncer eran lunáticos, románticos, sensibles, maternales, imaginativos… (más o menos como todos los demás), que su metal es la plata y su piedra preciosa la perla. Pero María, al correr de los años también supo que, independientemente del día en que nació, su carácter decidido lo heredó de su madre, el aspecto físico de su abuelo Genaro, su capacidad de comprensión de su padre y que la genética y la educación mandan sobre casi todo.

 

Tagged with 

7 thoughts on “La luna

  1. Aunque leí de joven unos cuantos libros de astrología, estudié la influencia de planetas, posiciones de las casas, conjunciones, trígonos, cuadraturas y demás…. NO me parecen FIABLES las cartas natales y lmucho menos los pronósticos de las revistas.

    No obstante, y por si acaso (como decía el abuelo) tengo calculada mi carta natal… y me sale un ascendente cáncer en conjunción perfecta con la luna en cáncer también. Que no salga de este blog…. pero según los reyes magos, Nostradamus o cualquier otro astrólogo… ya estaría encasillado entre los lunáticos, no entrando en esta categoría Neil Armstrong, a pesar de sus indudables méritos.

    Bueno, hacedora, gracias por este relato que esperaba desde el verano. A mí me hubiera gustado ser de joven tu contrario (el deshacedor… de camas) pero uno sólo vale para 4 cosillas y muy justito :-)

  2. La Hacedora de Joyas says:

    Nacho:
    Recuerdo que tú ( quizas en esa época en la que eras estudioso de las influencias de los planetas y deseoso des-hacedor de camas), me hiciste una carta astral que todavía conservo, es tan maravillosamente positiva, buena y me augura una vida tan magnífica, que siempre sospeché que era una carta muy influenciada por el cariño.
    Tú siempre me lo negaste.
    De todos modos, es otra de las joyas de esta hacedora, por venir de quien venía.

    Besos grandes

    • ¿En serio?… hay que ver qué mala vida he debido llevar en los años ulteriores porque, de verdad, no lo recordaba.

      Si yo hubiera sabido entonces la cantidad de canales de TV que iban a proliferar y los programas que se iban a emitir a las 3 ó 4 de la mañana… ahora estaría codeándome con Rappel, Sandro Rey, la Bruja Lola. Y seguramente estaría al nivel de la gran Aramis Fuster, Paco Porras y Octavio Acebes.

      O quizás presentaría, una vez consolidada mi fama, un programa de misterio junto con el mito Carmen Porter, ya divorciada del infeliz Iker. Que sepas que tendrías un sitio fijo entre mis tertulianos, junto a la Patiño quizás :-)

  3. Como Nacho, esperaba un nuevo relato desde el verano. Me gusta la imaginación que inunda lo que escribes, la sonrisa que nos arrancas cuando nos cuentas las penurias del pasado y …siempre preparada para compartir esa energía positiva que posees.

  4. Por cierto, Martita también nació un domingo de julio como tú. Pero tu sobrina-nieta era remisa a la misa y se dejó pasar todos los horarios. Ya desde bien pequeñita ponía a prueba nuestra santa paciencia.

  5. La Hacedora de Joyas says:

    Nacho,
    Intuía que eras fan de Carmen Porter…pero lo de la Patíño…no me acaba de cuadrar.
    Cuando tengas un programa de esos, avisa, la madrugada siempre me gustó y eso de poder decir:
    si no puedes esperar a mañana, si tus dudas te corroen…

  6. La Hacedora de Joyas says:

    Querida EPC:
    Las penurias del pasado, son eso…del pasado.
    La imaginación puesta al servicio de la sonrisa, es una de las cosas mas gratificantes que existen.
    En cuanto a la energía positiva…si tuve la suerte de traerla en mis genes…como no la voy a compartir?
    Besos

Responder a La Hacedora de Joyas Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>