Archives for 

El Pueblo

El verano en el pueblo

4925847143314464[1] Después de las primeras comuniones y las procesiones de Corpus, llegaba el verano. En el pueblo el verano era muy caluroso, tórrido, como los niños solo tenían escuela por la mañana, había que dormir la siesta, y las tardes eran para jugar. Hacían mil y una excursiones. Había muchos sitios llenos de misterios. Estaba la huesera, donde [...] ¿Te gustó? Continua →

La Primera Comunión

diluvio arca-de-noe-noe-e-os-animais-na-arca En la escuela, te enseñaban religión. La señorita, Doña Nati, era una mujer bellísima, severa, pero justa y muy adelantada a su tiempo. Tan adelantada, que pasados los años se casó con un chico que había sido alumno suyo, al que le llevaba veinticinco años; con el tiempo, ella se conservaba tan joven, que llegaron [...] ¿Te gustó? Continua →

El cuartel

El cuartel El cuartel era un mundo aparte, un microcosmos lleno de los personajes más variopintos. Estaba la Mauricia, con dos hijas, la Conchi y la Emilita; a la Conchi no se le obligaba a estudiar, era guapa y seguramente haría una buena boda, pero la Emilita… mejor se preparaba para maestra, que le iba a ser [...] ¿Te gustó? Continua →

El pueblo

14423bc53b939bd949b034c20b16554c_720x560[1] En el pueblo, Maruxa se hizo María. Los niños no sabían decir su nombre. Le llamaban Marussa, Marussia, de cualquier manera, menos como tenía que ser, por más que ella les indicaba, no era posible y las más de las veces, solo servía para que se rieran de ella, así que decidió que a partir [...] ¿Te gustó? Continua →

El tren

El tren A María siempre le fascinó el tren. Desde aquel primer viaje, cuando todavía era Maruxa, quedó prendada de la magia de las locomotoras echando humo, cual dragones enfurecidos. Los vagones, altos, a los que tenías que subir por unas escaleritas que te sumergían en un mundo lleno de misterios, compartimentos aislados donde, cuando cerrabas la [...] ¿Te gustó? Continua →

El traslado

El traslado Maruxa era muy pequeña, pero recuerda muy bien cuando sus padres decidieron que era el momento de emprender una nueva vida. Recuerda el ajetreo, los cuchicheos, los preparativos, la emoción que sentía con todas aquellas idas y venidas que, seguramente, deparaban nuevas aventuras, o al menos eso imaginaba ella, porque cuando era pequeña, nadie se [...] ¿Te gustó? Continua →